¿ Para qué el I Ching ahora?

04.09.2020

En conversación reciente con un íntimo amigo hablamos de ese momento tan sublime a nivel de entendimiento que emerge cuando se consigue encarnar una comprensión.

Enlazo hoy esos momentos con el I Ching, ya que hasta hace poco me he acercado a este libro desde la lingüística, desde la palabra, desde lo que creía que debía llegar a mi entendimiento, y motivar mi comportamiento, perdiéndome en la semántica y llegando incluso a querer aprender chino, conocerlo todo sobre la historia y la cultura oriental para saber lo que decía exactamente. Me sirvió , interpretaba los consejos y desde ese nivel de conciencia desbloquee caminos con su ayuda hasta ahora.

Hace ya un par de años que el Iching y yo venimos relacionándonos de otro modo. Encarnando los símbolos. Peermitiendo que la oscuridad y la luz de las líneas, penetren y vuelvan a emerger transmutadas de nuevo en la palabra. Una palabra que podamos entender desde nuestra cultura, nuestro pensamiento, nuestra evolución espiritual como individuos y a su vez como sociedad...Siento que en estos momentos de cambio, el libro de las mutaciones tiene mensajes para nosotros.

Mensajes desde la mentalidad de hoy, evolucionados desde las traduciones de hace siglos en las diferentes dinastías Chinas, donde el orden y las jerarquías, los regentes y nobles.. se experiencian a otro nivel. Incluso la naturaleza y las etapas es rítmicamente diferente.. por eso la palabra de ese momento de interpretación viaja en el tiempo y se transmuta en la vuelta al símbolo que se renueva para que hoy , al igual que entonces, pueda seguir dando luz y abriendo espacio a la expansión de nuestro ser, a su manifestación en la tierra.

El I CHING, me aconseja abrir un camino, un camino de divulgación consciente de aquello que considere comunicarnos, permitiéndome hacer de canal , que sostenga con valentía y aceptación lo que deba manifestarse ....Es el signo 51. chem Lo suscitativo (la conmoción, el trueno) tanto arriba como abajo.

El I CHing Hoy, me ha pedido que hable del sacrificio más grande que estoy dispuesta a hacer para este proyecto que vamos a emprender juntos. Se trata de disolver mi yo, de no pensar en mi misma. Dejar al lado mi propia persona y dispersar todo lo que yo quiera acomuluar en un entorno como barrera con fines de separación. Tan solo sobre la base de una gran renuncia se conquista la fuerza necesaria para lograr grandes realizaciones. Teniendo la meta fuera de si mismo, puesta en una gran causa podría alcanzar esta actitud. Símbolo 59. HUAN/ la disolución (la dispersión) arriba sum, lo suave el viento. Abajo el agua, lo abismal.